La Movida (2ª parte)

La Movida fue la New Wave de España; a rebufo y con años de retraso de lo que había ocurrido en Londres y New York, Madrid trataba de modernizarse a marchas forzadas. Los grupos que salían trataban de no hacer reivindicaciones políticas, muy al contrario de la música de la década anterior, donde grupos de lo que llamaban “El Rollo”, bandas del extrarradio de la capital con fuertes inclinaciones de izquierdas, reivindicaban sus posturas del mismo modo que ocurría con los cantautores que durante décadas se habían encargado de relatar la lucha contra Franco. Sin embargo, Gabinete Galigari, influenciados por el Rock más gótico de la nueva ola y por bandas como Joy Division, coquetearon con la estética nacionalsocialista. En sus canciones, tocaban temas sensibles como la época de entreguerras y el masoquismo. Obviamente, todo era provocación. De esa primera época de la banda de Jaime Urrutia, destacan los temas “Olor a carne quemada” y “Cómo perdimos Berlín”.

Parálisis Permanente había grabado un EP junto a Gabinete Galigari. Cercanos al Punk, comenzó como banda paralela de Eduardo Benavente y Nacho Canut, miembros de Alaska y los Pegamoides. Los temas “Autosuficiencia” y “Tengo un pasajero” se hacen populares y son reeditados primero por la discográfica Tres Cipreses y después por DRO, sello con el cual grabarían también el éxito “Quiero ser santa”. Poco después de grabar el primer y único LP de la banda, Eduardo Benavente moría en accidente de tráfico, poniendo fin a la banda.

Alaska fue quizá el mayor icono de la Movida. Nacida en México, hija de españoles, con sólo 14 años inicia su carrera musical siendo guitarrista de la banda Kaka The Luxe. Tras la ruptura de la banda, en 1979 cuatro de los miembros de la banda Alaska, Nacho Canut, Manolo Campoamor y Carlos Berlanga, forman Alaska y los Pegamoides con quien tendrá éxito con el tema “Bailando”. Alaska actúa en el primer film de Pedro Almodóvar titulado “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”. Almodóvar, que también hizo sus pinitos en la música, fue uno de los grandes referentes del cine de la movida, siendo uno de los directores de cine europeos de mayor prestigio, llegando a ganar el Oscar de Hollywood. Los Pegamoides se separaron y pronto se formó Alaska y Dinarama. Además del éxito musical, Alaska se haría popular también siendo presentadora del mítico programa de televisión “La Bola de Cristal”. Musicalmente, temas como “Ni tú ni nadie”, “Cómo pudiste hacerme eso a mí” y “A quién le importa” la llevan a lo más alto de las listas.

El programa musical de Televisión Española “La edad de Oro” llevó a todas las casas del país a las hasta entonces desconocidas bandas de la Movida. La siempre politizada cadena pública hacía, de este modo, de altavoz para la España moderna que vendía el Partido Socialista, que acababa de ganar las elecciones. El nuevo gobierno usó de bandera a la Movida, algunas veces contradiciendose y llegando a cuestiones como que, mientras popularizaba en televisión y radio a las bandas, cerraba discotecas y restringía la música en los bares. De este modo, la Movida comenzó a convertirse en un negocio, perdiendo su verdadera esencia. Eso no quitaba que los pequeños sellos trataran de que musicalmente la Movida no decayera. Tres Cipreses contrató a Los Nikis que, como hicieran Almodóvar en el cine o Costus con su arte en la pintura, reivindicaban sin complejos lo español, desligándolo de la apropiación que había hecho la dictadura de Franco de sus símbolos y devolviéndolos, así, a las personas de a pie.

Con la comercialización de las bandas, en el arte y el cine de la Movida musicalmente comenzaron a haber dos tendencias. Las bandas más underground continuaban con la esencia real del movimiento contracultural. Sin embargo, las televisiones, las radios y sobre todo las discográficas comenzaban a buscar otro tipo de bandas a las que relacionaban con la Movida, les vestían como las bandas de la Movida e, incluso, participaban en los mismos conciertos. Los Hombres G siempre trataron de que se les reconociera como una banda seria, por más que les vendieran como una banda para adolescentes. Ciertamente, la banda de David Summers provocó una revolución y eran habituales las persecuciones de las fans. Su éxito llegó a Sudamérica, donde llegaron a llamarles los Beatles españoles. El apodo era un poco exagerado, pero sí es cierto que el fenómeno fans de los Hombres G fue un caso único en España.

Anuncios

Un comentario en “La Movida (2ª parte)

  1. Qué gran artículo Javi. He disfrutado un montón recordando estos grupos y canciones míticas. (Excepto Hombres G, que siempre me han parecido unos moñas, jajaja). Abrazos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s