Sonido Seattle, El Grunge (3ª parte)

En 1993 el Grunge es un fenómeno mundial pero, no solamente por la música, sino que libros, revistas e incluso la moda cambian entorno al Grunge. El canadiense Douglas Coupland escribe la novela “Generación X” y pone el nombre a esa época. Los adolescentes de todo el mundo comienzan a comprarse camisas de leñador, rompen sus vaqueros nuevos y se ponen las camisetas de manga corta por encima de las de manga larga. Hasta en Vanity Fair se crea un espacio para la ropa “Grunge”. Todo eso coincide con la reciente caída del muro de Berlín y con la victoria del capitalismo en el mundo. Por eso, el Grunge se vende a tan alto coste.

The Afghan Whigs habían abandonado Sub Pop para fichar por Elektra. En 1993 sale a la luz el que sería su más importante álbum hasta entonces. Se trata de “Gentleman” que llegaba al número 13 en Estados Unidos.

En Inglaterra y el resto de Europa, no se puede decir que triunfara la música Grunge; puede que sí la estética, pero no la música. Más allá de Nirvana y Pearl Jam, las bandas Grunge no alcanzaban puestos destacados en las listas de Europa. Quizá el sonido era demasiado americano y pocas bandas coquetearon con el estilo, pero sí las hubo cuando Radiohead o Bush publicaron discos cercanos al sonido de Seattle. El líder de Blur, Damon Albarn, montó en cólera y aseguró que las bandas americanas gritaban para ocultar su falta de talento, que era vergonzoso que ingleses les imitaran y que, igual que los Punk acabaron con los Hippies, el Britpop acabaría con el Grunge. Antes de que eso pasara, Radiohead publicaba “Pablo Honey”, LP que contenía el himno “Creep” y que era puro Grunge. La posterior carrera de Radiohead no siguió por ese camino, pero sus comienzos fueron influenciados por Nirvana y el exitoso sonido de Seattle.

Bush fue probablemente la mejor banda de Grunge fuera de Norteamérica. Eran de Londres y de ahí venía su nombre, haciendo referencia al distrito Shepherd’s Bush, si bien el hecho de que el nombre coincidiera con el de un Presidente de los Estados Unidos le hacía sonar más americano. Formados en pleno auge del Grunge, su primer álbum, “Sixteen Stone”, llegó al 4 en América y solamente al 42 en el Reino Unido. Curiosamente, en su país no triunfarían hasta su segundo álbum, “Razorblade Suitcase”, que llegó al 4, mientras que en USA y Canadá fue Top 1. Volviendo a hechos curiosos, una banda británica fue la que consiguió un sonido más parecido al de Nirvana.

El 5 de abril de 1994, Kurt Cobain se volaba la cabeza con una escopeta de caza mayor y, tres días después, su cuerpo fue encontrado. Cobain pasaba de este modo al selecto club de los 27, junto a Jimmy Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison, entre otros. Sin Nirvana, con el público saturado de Grunge y con el éxito de bandas inglesas como Blur, Oasis o Suede, el sonido Seattle se irá apagando, aunque sí es cierto que en América el Indie, que se seguirá haciendo aún durante un lustro más, estará muy influenciado por el Grunge.

Más adelante, pues, ya hablaremos sobre las bandas del Postgrunge pero, antes de despedirnos, volveremos a Seattle donde Soundgarden fue una de las bandas más importantes de la escena. Con “Superunknown”, llegaron al número 1 y el sencillo “Black Hole Sun”, publicado casi a la par de la muerte de Cobain, parece una carta de despedida del Grunge.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s