Rock and Roll (1ª parte)

Como ya dijimos en nuestro capítulo del Rock antes del Rock, la música que conocemos como Rock and Roll es un género derivado de una mezcla de distintas tipologías de la música folklórica de los Estados Unidos. Su éxito comenzó en la década de los 50’s y, aunque bien es cierto que la expresión Rock and Roll ya venía utilizándose en las letras del Rhythm and Blues desde finales de la década de 1930, fue el disc jockey Alan Freed quien comenzó a utilizarla para describir el estilo.


Hay quienes datan su origen en 1954 con el trabajo discográfico de Bill Halley, pero lo cierto es que que, probablemente, el primer artista en dedicarse exclusivamente al Rock fue Chuk Berry. A principios de 1953, se unió a la banda de Rhythm and Blues Sir John Trio, pero su forma de tocar hizo que se convirtiera en genuino Rock and Roll.

Chess Records le contrató para que grabara en solitario. Su éxito “Maybellene” vendió más de un millón de copias y pronto discograficas y dj’s comenzaron a buscar  estrellas del Rock. Entre ellas, estaba Bo Didley quien pasó de músico callejero a ser fichado por Checker Records, para al cual grabó el single “I´m a Man”. El 20 de noviembre de 1955, Bo Diddley era el primer afroamericano en aparecer en el programa de televisión de Ed Sullivan.

Volviendo a Chuk Berry, como hemos dicho antes, el éxito de “Maybellene” le catapultó a la fama, tanto que apareció tocando y cantando en la película “Rock, Rock, Rock”. En 1956 grabó varios singles de éxito, entre ellos uno con un título que dejaba bien a las claras los ambiciosos propósitos tanto de Berry como del Rock and Roll. La canción tenía por nombre “Roll over Beethoven”, algo así como “Arolla a Beethoven”, en referencia al genio de la música Clásica, género que, a los ojos de Berry, debía dejar paso al Rock and Roll. Como dijimos, para muchos, Chuk Berry es el origen del verdadero Rock and Roll; en la cultura popular ha quedado así establecido, tanto que en la película “Regreso la futuro” marcan como el inicio de este género el momento en el que Berry se inspira de la forma de tocar de Marty McFly quien, llegado del futuro, interpreta en 1955 el tema “Johnny B. God” que el propio Berry no grabaría hasta 1958…ya saben, cosas de los viajes en el tiempo.

Muchas veces se ha contado la historia de que Elvis Presley era un camionero que, un día, entró en una discográfica para grabar un disco para regalárselo a su madre, el cual fue oírlo y lanzarle a la fama. Sin embargo, la historia no es del todo así. Sí que Elvis grabó ese disco y sí quedaron impresionados con su voz. No obstante a ello, intentaron que fuese aceptado en el cuarteto de voces  The Songfellows, pero le rechazaron. Sam Phillips, de la discográfica Sun, siguió confiando en él, grabó algunos temas y pagó para que los hicieran sonar en las radios. Pronto comenzaron a preguntarse quién era el chico que cantaba. Elvis ya era un ídolo regional en Tenesse, pero no en el resto del país. Cuando la multinacional RCA supo que detrás de aquella voz había un blanco, se lanzó a su contratación. Su carrera, obviamente, merece un capítulo aparte y lo tendrá, pero como saben, el éxito del que fue llamado Rey del Rock fue histórico: más de un centenar de singles, 23 discos de estudios y 19 bandas sonoras de películas que él mismo protagonizó.

Gene Vincent tocaba en la banda de Country “The Blue Cabs”. Grabaron el sencillo “Women Love” que pasó desapercibido. Sin embargo, la Cara B era un tema de Vincent, llamado “Be-Bop-A-Lula”, que era más parecido al incipiente Rock and Roll y que pronto fue pinchado en las radios americanas. La banda dejó de ser The Blue Cabs para convertirse en Gene Vincent and the Blue Cabs y, a pesar de contar con canciones aclamadas por la crítica como los “hits” “Bluejean Bop” y “Race with the Devil”, fueron incapaces de mantener ese éxito popular. Su estilo era demasiado rebelde, con canciones de letras explícitas, salpicadas de solos salvajes que las hacían difíciles de bailar. Murió a los 36 años debido a una úlcera sangrante.

La biografía de Carl Perkins podría llamarse perfectamente “el hombre que pudo reinar”. Compuso el famoso tema “Blue Suede Shoes” y, cuando comenzaba a gozar de éxito en los Estados Unidos,  Perkins sufrió una fractura de cráneo que lo mantuvo fuera de la música todo un año. Durante su convalecencia, Perkins sólo pudo ver cómo su amigo, Elvis Presley, obtenía un enorme éxito cantando su misma canción. Nunca se recuperoó de aquello y no logró nunca un gran éxito, aunque un tema suyo volvería a ser número 1 en 1968, “Daddy Sang Bass”, pero esta vez interpretado por Johnny Cash.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s