Post-Punk Revival (1ª parte)

Los comienzos del siglo XXI tuvieron en el Post-Punk Revival su banda sonora. En ocasiones, bajo esta etiqueta, se citan también a bandas de Garage Rock Revival y, aunque esto parezca chocante, tiene su porqué. A finales de la década de los 90 y principios del nuevo siglo, una nueva generación de jóvenes, tras el fin de los años de esplendor y bonanza económica vividos en los 90 y ver en la televisión caer las Torres Gemelas, resucitan el lema “No Future” (no hay futuro), heredado del Punk. La amenaza terrorista en todo el mundo y la posterior crisis económica global, probablemente, ayudaron a que este estilo musical fuese referencia durante toda la primera década del siglo.

En ese resucitar del sentimiento Punk, los nuevos grupos se dividen entre los que van a las raíces de este género, el Garage Rock (como ya vimos en nuestra entrada sobre el Punk), y los que influenciaron su sonido en la New Wave y el Post-Punk. Estos nuevos grupos comenzaron a tener éxito en América, pero pronto llegaron también a todo el planeta. En un mundo globalizado y dominado por las nuevas tecnologías, difícilmente ya ninguna tendencia musical podría ser encasillada en una zona concreta.

El máximo referente del Garage Rock Revival fue la banda de Detroit The White Stripes. La carrera del dueto había ido poco a poco y no tuvo éxito hasta su tercer álbum, “White Blood Cells”, publicado precisamente el año que caen las Torres Gemelas. Sin embargo, fue con “Elephant” (2003) y el sencillo “Seven Nation Army” cuando les llegó la popularidad a nivel mundial, llegando a ser cántico habitual en las gradas por parte de las aficiones futbolísticas.

A mitad de camino entre el Garage Rock y el Post-Punk, están los neoyorquinos The Strokes. En 2001 vio la luz su primer álbum, “Is This It”. La banda, formada por Julian Casablancas y Albert Hammond Jr., tuvo gran éxito de crítica y público, fue número 1 en Estados Unidos y número 2 en Inglaterra, su sencillo “Last Nite” fue su primer gran éxito y en seguida se habló de ellos como la banda que iba a dominar el Rock.

También en Nueva York, surge Interpol, posiblemente la banda que respetaba más el sonido genuino del Post-Punk, junto a Editors. Aunque no tuvieron mucho éxito comercial, se dio el extraño caso de ser más conocidos en Europa que en su país natal. No es de extrañar, por tanto, que a través de ellos se encendiera en el continente y, sobre todo en el Reino Unido, la mecha para que naciera de forma definitiva una escena revival del género. Lo consiguieron con su debut “Turn on the Bright Lights”, que apareció en 2002 y ya en 2004 con el álbum “Antics” y un sonido algo más digerible para el gran público, que les llevó a los primeros puestos de las listas, logrando que el tema “Evil” llegase al 18 en las listas británicas.

Franz Ferdinand, banda formada en Glasgow (Escocia) en 2001 y llamada así en honor al Archiduque Francisco Fernando de Austria  (en alemán Franz Ferdinand), tras el poco éxito de su primer sencillo, Darts of Pleasure, se fue a Suecia a grabar su primer álbum con Tore Johansson, productor de The Cardigans. El resultado fue un éxito, el álbum Franz Ferdinand combinaba el sonido del Post-BritPop con el Post-Punk de principios de los ochenta (su aspecto y forma de vestir recordaban a Kraftwerk y Joy Division). El álbum llegó al puesto número 3, al igual que el single “Take Me Out”. Gracias al resto de sus singles, “Matinee” y “Michael”, el debut se convirtió en disco del año en 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s